9 reglas para resolver conflictos

9 reglas para resolver conflictos

Por: Andrés Mayo

Hace unos días tuve la oportunidad de comprobar cómo funciona un equipo eficaz, con un liderazgo enfocado en los objetivos de la empresa.

Asistí a una reunión de trabajo en una compañía con la que colaboro. Siempre me han gustado las reuniones en sus oficinas porque se respira un ambiente relajado, de creatividad y colaboración. Pero en esta ocasión, la sesión se realizó en una sala de juntas donde nunca había estado antes. Al entrar me encontré con un cartel que captó mi atención y de inmediato entendí mucho de la filosofía de esta compañía. En nueve puntos, el cartel resumía Reglas del manejo de conflicto. Lo que sucedió a lo largo de la reunión ilustró cada uno de los puntos y se convirtió en una excelente clase práctica, que hoy quiero compartir contigo.

9 reglas para la resolución del conflicto:

  1. Lenguaje moderado, con respeto.
    El mejor inicio es mantener el respeto hacia los demás, hablando de forma precisa, sin poner el acento en culpar a los demás, enfocándose en lo positivo y sin ser estridente.
  2. Objetivo claro desde el inicio.
    Haz un análisis del conflicto a solucionar y establece metas para avanzar en la resolución. Avanza poco a poco, de otra forma el desafío parecerá demasiado grande como para ser resuelto en una sola sesión de trabajo.
  3.  Empatía con las emociones del interlocutor.
    Identifica lo que tu contraparte siente ante el problema y trata de ponerte en su lugar, de esta forma podrán trabajar desde la misma perspectiva, haciendo equipo.
  4. Enfoque en hechos y NO en personas.
    Nunca personalices un conflicto, esto solo hará más difícil hallar la solución. Al mirar el problema sistemáticamente la solución se revelará ante ti.
  5. Involucramiento de los responsables/interesados. 
    Mientras más personas colaboren en la búsqueda de la solución, más sencilla será la comunicación de la resolución. Es preciso que todos los involucrados tengan intereses y conocimiento del tema, así se sentirán responsables y tomados en cuenta, lo que hará que la implementación de la solución sea más sencilla.
  6. No quedarse sin concluir.
    Es preciso establecer el compromiso de hallar una solución al término de la reunión. Dejar las cosas sin resolver puede desalentar al equipo y solo alargará el problema.
  7. Programa preciso y claro.
    La sesión de trabajo debe tener un programa preciso y debe respetarse, siempre pensando en que el objetivo es resolver el conflicto, de otra forma será una reunión infructuosa y dispersa.
  8. Escuchar las posiciones de todos los involucrados.
    Todos los que participan en la búsqueda de la solución tienen un punto de vista, por lo que sólo tienes que escuchar atentamente, quizá uno de ellos aporte la solución adecuada.
  9. Sin interrupciones.
    De nueva cuenta, saber escuchar es importante, por lo que es preciso que no trates de imponer tu punto de vista. Todos los puntos de vista son importantes, por lo que permitirnos escuchar a cada persona nos ofrece la oportunidad de descubrir ideas nuevas.

Resolver los conflictos de forma inmediata permite a las organizaciones tener mejores relaciones laborales y por lo tanto ser más productivos.

¡Espero que estos consejos te resulten tan útiles como lo han sido para nuestro equipo de trabajo!


Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados