Aprende a delegar en cinco pasos

Aprende a delegar en cinco pasos

Por Andrés Mayo

La vida de un emprendedor puede llegar a ser emocionante. Comenzar un nuevo proyecto, con tus propias reglas es algo con lo que sueñan muchos. Pero este sueño puede tornarse en una pesadilla.

Lograr el equilibrio de la vida personal con las múltiples responsabilidades que representa sacar adelante tu proyecto, enfocarte en cientos de detalles en los cuales poner tus esfuerzos para lograr el éxito puede ser un ejercicio extenuante, es por ello que una de las habilidades que se recomienda a todos los empresarios, sean novatos o no, es aprender a delegar tareas y responsabilidades.
Muchas personas evitan delegar debido a la creencia que nadie más hará las tareas de la forma en que uno mismo lo haría, otra creencia es que nadie más se comprometerá con el proyecto de la misma manera que el responsable. Estos temores llevan a querer abarcarlo uno mismo, un error muy común que los líderes suelen cometer.
Es cierto que existen tareas que solo quien está al frente de un emprendimiento podría hacer, pero también es cierto que hay otras que pueden delegarse en otras personas y de esta manera lograr hacer más.

Brian Tracy lo define así:

“La buena delegación tiene lugar cuando aseguras que otra persona hará el trabajo con un nivel de calidad aceptable y en el tiempo adecuado. De ahí que tu capacidad para delegar sea fundamental para optimizar tus propios recursos y multiplicar el valor que tienes para la empresa. Delegar te permite ir de lo que puedes hacer personalmente a lo que puedes gestionar”.

Si sientes que cada vez te resulta más complicado resolver tareas, que no te das abasto, que comienzas a fallar en tus citas, en tus plazos de entrega y tus clientes comienzan a dudar de la calidad de tu trabajo, te aconsejo que evalúes con seriedad comenzar a delegar algunas tareas, ganar tiempo libre para dedicarlas a las funciones verdaderamente importantes y estratégicas de tu empresa.

A continuación, te ofrezco algunos consejos para que adquieras esta habilidad, ponlos en práctica y verás que es más sencillo y menos doloroso de lo que parece:

1. Adáptate

¿Cuántas veces has escuchado la afirmación de que “nadie es indispensable”? Te aseguro que es totalmente cierta, así que es momento de hacer a un lado la creencia de que nadie podrá resolver las tareas de tu empresa como tú. Ten presente de que ahí afuera existe mucha gente, incluso más capaz y con una visión más clara, que podría enriquecer tu trabajo.                                                 

2. Analiza

Si ya tienes claro que debes comenzar a delegar, entonces haz una lista de cada una de las tareas que actualmente llevas a cabo en tu empresa. A un lado de cada actividad anota cuáles de estas funciones pueden ser delegadas en otra persona, no te limites en tu equipo de trabajo, piensa incluso en personas fuera de tu empresa.                                                                                 

    3. Depura

    Piensa que quizás al inicio de tu empresa tenías una forma de operar que con el tiempo y la experiencia del trabajo se ha transformado, dejando algunas prácticas que en este momento ya no son necesarias, que resultan superfluas y que pueden ser eliminadas, sustituidas, combinadas e incluso automatizadas.      

    4. Selecciona

    Una vez que has hecho lo anterior, tomate un tiempo para pensar estratégicamente quién o quiénes son las personas dentro de tu equipo en las que confiarás las tareas que pretendes delegar. Te repito, no te limites en tus colaboradores, si no estás seguro a quien asignar estas tareas, piensa en ayuda externa. Tal vez un asistente virtual sea la solución.                                                

    5. Supervisa

    Cuando hayas delegado las tareas debes dejar en claro qué pretendes obtener, clarifica los objetivos a alcanzar. Delegar no significa desentenderse, por lo que te recomiendo monitorear periódicamente las actividades delegadas, de esta forma eliminarás la inquietud que puede provocarte soltar esas actividades.

      Un emprendedor estresado y sobrepasado por las tareas de su empresa puede perder de vista el destino de su empresa, llevándolo a tomar decisiones erróneas. Es por eso que te recomiendo actuar a tiempo y tener confianza en las virtudes que ofrece delegar. Acércate a los profesionales de Octhopus, agenda una entrevista con nosotros para conocer nuestro diverso catálogo de habilidades con los que contamos, te aseguro que encontrarás con un equipo de asistentes virtuales dispuestos a ayudarte a gestionar las tareas de tu emprendimiento.

      Recuerda que delegar fortalece tu liderazgo al tiempo que te otorga una mejor calidad a tu vida.

      Para obtener más información sobre el tema, te recomiendo el libro: Cómo delegar responsabilidades, de Jane Smith.


      Dejar un comentario

      Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados