Piensa en grande al delegar actividades a tu Asistente Virtual

Piensa en grande al delegar actividades a tu Asistente Virtual

Cuando mi cofundador y yo comenzamos a utilizar servicios de asistencia virtual, tuvimos que pasar algunos meses de transición en crear una lista sostenible de tareas por delegar. A veces eran muy sencillas y cuando eran demasiado complicadas, luego nos faltaba el tiempo para reaccionar a los resultados. Si ya tienes un(a) asistente virtual o piensas contratar un(a) pronto, piensa en grande y sácale su máximo potencial. Lista lo más crítico para ti/ tu negocio. Investiga qué estudió él/ ella y qué experiencia tiene. Nuestra recomendación es que busques alguien con mayor preparación (p.ej., carrera universitaria) para que te ayude a cubrir una mayor cantidad de temas. Sólo esta diferencia te puede ayudar a llevar tu negocio al siguiente nivel.

Cuando pensamos en delegar a un(a) asistente tradicional, generalmente hay tareas básicas que vienen a la mente, como manejo de agenda, email, llamadas telefónicas y reservaciones. Si generas una mecánica más agresiva para delegar, hay una variedad de actividades en las que te puede apoyar. Algunos ejemplos que hemos visto en Octhopus incluyen:

  • Todo lo que hace una asistente virtual tradicional. Es obvio que lo mencionado arriba sea lo primero con lo que se empieza a delegar. Adicional a lo ya mencionado, considera investigaciones básicas, registro de gastos y tareas administrativas en general.
  • Marketing y redes sociales. Desde el desarrollo de posts para tu blog (o el de tu empresa) y tu boletín mensual, hasta el administrar tus redes sociales, considera cómo tu asistente puede incrementar tu presencia en la red.
  • Administrar tus proyectos. Entrégale una lista de todos tus proyectos pendientes y deja que les dé seguimiento hasta que se completen. Una buena asistente virtual se puede convertir en tu mano derecha gestionando a tu equipo de trabajo o a terceros.
  • Administrar tu comercio electrónico. Desde administrar tu inventario y tus proveedores, hasta dar servicio a clientes y mantenimiento a tu sitio web, un negocio en base a herramientas sencillas y algo de automatización te permite delegar su operación.
  • Incrementar tus ventas. Piensa cómo puede ayudarte a vender más y platícalo con tu asistente, considera armar bases de datos, gestionarlas, investigar, etc.
  • Servicio al cliente. Una asistente capacitada te puede ayudar a mantener felices a tus clientes al hacer llamadas de seguimiento o contestando llamadas entrantes.

Un(a) asistente virtual te puede ayudar muchísimo, no tengas miedo en delegarle cada vez temas más ambiciosos. No olvides proporcionarle retroalimentación constante para que cada día haga las actividades como a ti te gustan y como tengan mayor impacto en lo que buscas.


Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados