Cómo tomar decisiones – Octhopus icon-account icon-glass
¡Empieza con tu asistente hoy!

Cómo tomar decisiones

Posted by Gabriela Manzur on

Hace algunos años trabaje con un jefe al que le costaba tomar decisiones. Para decidir hasta el tema más banal, le gustaba contar con dos o más alternativas, conforme se descartaba una opción introducía nuevas variables, por lo que el proceso se convertía en algo interminable. Los colaboradores terminaban por ceder ante cualquier opción con la intención de acabar de una vez, aunque no estuvieran de acuerdo con la decisión tomada.

Y es que la toma de decisiones es quizás la función más importante del líder y sin duda la más compleja. Se requiere tener claridad de la misión y visión de la empresa, lo que permite alinear cualquier decisión con los objetivos a alcanzar. 

Existen dos mecanismos que influyen en la toma de decisiones:

  • El racional: En este enfoque se analizan las diferentes características de los problemas a los que se enfrenta la organización, y sus posibles soluciones.
  • El intuitivo: En este enfoque se toman las decisiones de forma inconsciente, apelando a experiencias previas.

El modelo racional sigue una serie de pautas precisas, por lo que además de ser más confiable, una decisión racional puede replicarse en diferentes ocasiones. Esta característica permite, además, generar mediciones sobre la efectividad del proceso.

A continuación, te presento seis pasos que pueden ayudarte en la toma de decisiones en tu empresa:

1. Describe el objetivo al que quieres llegar o el problema al que se enfrenta tu organización

El primer paso consiste en identificar la necesidad de tomar una decisión. Aclarando los objetivos que quieres alcanzar podrás tener más claro qué decisiones van a ayudarte. Identificar el problema al que te enfrentas te ayudará a dar con la solución más adecuada.

2. Analiza el problema o la decisión a tomar

Definido el problema o el reto al que te enfrentas, procede a reunir toda la información necesaria para hacer un análisis desde todos los ángulos de la situación. Debes ser objetivo al plantear cada escenario, sin generar opiniones ni juicios de valor. Elabora un checklist que te ayude en el acopio de información, pero no te obsesiones porque podrías sufrir “parálisis por análisis”.  Enfócate en la información relevante, y desecha la que no aporta valor. 

3. Desarrolla alternativas

En esta fase debes hacer una lista con las diferentes alternativas que puedes tomar para enfrentar la situación. Puedes proponerlas en base a tus conocimientos o experiencia, acudir a diversas fuentes de información tales como Internet, libros,  hacer una lluvia de ideas, etc. Analiza todas las posibilidades y las consecuencias de las mismas. Valora si estas alternativas te encaminan a lograr los objetivos de tu empresa. En esta etapa del proceso no estás solo, acude a tu equipo de trabajo y escucha sus puntos de vista, esto te posicionará como un verdadero líder.

Esta etapa puede tomar un tiempo, no la apresures, es mejor que fluya a un ritmo adecuado.

4. Selecciona una alternativa

Una vez que valoraste las alternativas llegó el momento de seleccionar la solución que vas a implementar. Ten en cuenta que tu decisión tendrá consecuencias. Debes asumir que el error es posible y habrás de tomarlo como una forma de mejorar en procesos futuros la toma de decisiones. Es importante que tus emociones queden fuera del proceso, por lo que es mejor no apresurarse, espera para hacerlo de forma meditada.

 5. Pasa de la decisión a la acción

Ahora es momento de implementar la alternativa elegida. Comuníca la decisión a tu equipo de trabajo y a las personas que puedan verse afectadas. Este momento requiere del compromiso de todos los implicados por lo que deberás asegurar el involucramiento de cada integrante de la organización.

6. Valora las consecuencias y el éxito de la decisión adoptada

Una vez puesta en práctica la alternativa seleccionada, es momento de que evalúes los resultados. Tan importante es tomar la decisión y llevarla a la práctica, como valorar los resultados de la misma. Sin este paso el proceso quedará incompleto. Considera que si los resultados no son los esperados, puedes tomar un poco más de tiempo para hacer la evaluación.

Es normal que te sientas nervioso al tomar una decisión que puede afectar el funcionamiento de tu empresa. Mantente alerta, pues como te comenté antes, corres el riesgo de equivocarte, tener pérdidas, fracasar, por lo que siempre que se toma una decisión deberás generar un plan de contingencia que implementarás en caso de ser necesario.

Este proceso de toma de decisiones es uno de diferentes métodos que existen y puedes adaptarlo a las necesidades de tu emprendimiento. Te garantizo que seguir estos pasos te ayudará a terminar con la indecisión propia de la toma de decisiones, lograrás avanzar en las metas de tu organización y un mejor ambiente en tu equipo de trabajo.

Por: Andrés Mayo Góngora



Older Post Newer Post

MXN