5 consejos para acabar con el desorden

5 consejos para acabar con el desorden

5 consejos para acabar con el desorden

Hoy voy a confesarles que soy un tanto desordenado. Mi mesa de trabajo acumula, notas, hojas sueltas, libretas, libro, objetos variados. Incluso suelo escudarme en esa frase que dice: “las mentes creativas se desarrollan mejor en ambientes desordenados”. Puedo dar fe que eso no es cierto, al menos para mí. Así que, puesto a encontrar una solución, he probado diferentes métodos, he comprado sistemas de almacenaje y aquí sigo. Hasta ahora.

Una buena amiga me acercó un libro que ha lleva un camino recorrido y que ha vendido poco más de 3 millones de ejemplares: La magia del orden, escrito por la organizadora originaria de Japón, Marie Koldo. Este libro promete ayudarme a ordenar mi casa… ¡y mi vida!, esto suena muy bien. Y sí ha roto records de venta en todo el mundo, entonces será que no soy el único viviendo esta situación, digo yo.

He comenzado la lectura en busca de solución y de inmediato me he encontrado las primeras pautas para cambiar este molesto hábito.  En su libro, Koldo recomienda:

Organizar una sola vez y hacerlo bien.

Esta primera recomendación me sorprendió, puesto que muchos otros métodos aseguran que lo óptimo es ordenar poco a poco cada día para que no resulte un esfuerzo pesado. Pero siempre termino por olvidar ordenar un día, dos y al final el acabose. Y Marie me da la razón, ya que afirma que este método -de poco a poco-, tiene un efecto rebote, debido a que nos confiamos y dejamos para después la organización cotidiana, convirtiéndose en un trabajo de nunca acabar.

Organizar de una sola vez, permite transformar nuestro espacio, obteniendo incluso, un beneficio emocional que ayuda a cambiar tu mentalidad drásticamente. El rebote ocurre cuando no ordenamos, sino que ocultamos el desorden, afirma la autora.

Buscar la perfección.

Este consejo puede parecer abrumador, pero no hay que permitir que el desorden nos gobierne. Nunca lograremos el orden si solo lo hacemos a medias. El trabajo de organización es un acto físico y hay que abordarlo con el debido entusiasmo.

No guardar, tirar.

Muchas personas desordenadas también somos acumuladores, es por esto que siempre hay cosas por ordenar, cajones que se desbordan, closets en donde no cabe nada más. En realidad no organizamos, sino que invertimos tiempo en guardar, lo que crea una falsa ilusión de orden. Así que es momento de deshacernos de todas aquellas cosas que no nos resultan necesarias. La ropa que no usamos desde hace tiempo, tirar (o donar) aquellas revistas que nunca leímos, las libretas, las bolsas, etc. Es necesario mucho autocontrol para evitar resistirnos a tirar cosas.

Ordenar por categorías, no por ubicaciones.

¿Cuántas veces no te has encontrado con que guardas el mismo tipo de cosas en diferentes sitios? Por ejemplo, cosas del botiquín en el baño, en la cocina y en el closet de la recámara. Es por eso que Koldo aconseja que dediquemos un solo espacio para cada categoría de objetos. De esta forma también evitamos comprar cosas que ya se tienen en casa, pero que hemos olvidado por tenerlas perdidas en el fondo de algún cajón.

Ordenar bien MUY pocas veces pero regresar todo a sus lugar siempre.

Si ordenamos cotidianamente la tarea se convierte en rutinaria y termina por cansarnos. Dedicarle un tiempo especial para organizar tu casa te dotará de un entusiasmo especial con el que podrás realizar esta tarea en menor tiempo. Pero este suceso especial debe ir acompañada de una tarea cotidiana y simple, siempre devolver a su lugar lo que se ha utilizado. Esta disciplina le permite a la autora ordenar su casa únicamente dos veces al año. Sorprendente, ¿no?

Marie Koldo asegura que una vez que se experimenta el impacto de un espacio perfectamente ordenado, nunca volverás al caos, impactando tu vida personal y laboral. Te dejo una última recomendación de la autora que consiste en visualizar de manera concreta, cómo sería vivir en un espacio ordenado.

En este mismo momento pondré manos a la obra y en una próxima ocasión te contaré mis resultados. Mientras tanto, comparte con nosotros cómo consigues ordenar tus espacios.

 

Marie Koldo, La magia del orden, Editorial Aguilar, México, Pp 196.