icon-account icon-glass
Llámanos +52 (55) 5015-1521

¿Cómo decidir entre asistente fija o asistente virtual?

Una vez que has decidido delegar para concentrarte en lo que mejor haces, ¿qué es mejor? ¿Tener una asistente fija (presencial) o una asistente virtual? ambas opciones son viables pero presentan diferencias importantes que debes considerar para tu negocio o actividad.

A continuación te planteamos 5 factores que te pueden ayudar a tomar una decisión:

  1. Costo. Primero, determina cuánto puedes gastar en una asistente. Luego haz una tabla con los costos por asistente fija y virtual. Toma en cuenta los siguientes rubros: teléfono, computadora, impresora, internet, lugar físico y papelería. Agrega costos mensuales como sueldo y prestaciones. En el caso de asistente virtual habrá algunos costos y gastos que te puedas ahorrar, aunque ciertamente el pago de salario podrá ser más alto al compensar lo mencionado arriba y otros factores que discutimos más adelante.
  2. Actividades. Lista en tu mente las principales actividades que delegarás a tu asistente. Hay actividades que una asistente virtual no podrá realizar debido a su ubicación remota como archivar o destruir papeles. Eso sí, hay muchas actividades que tu asistente puede hacer desde su casa.
  3. Interacción presencial. En conjunto con el punto anterior, debes definir si requieres que tu asistente interactúe en tu lugar de negocio. Por ejemplo, puede que tenga el rol de recepcionista y sea importante recibir u orientar a tus proveedores y clientes. Adicionalmente, no todas las tareas (aunque sí la mayoría) son fáciles de delegar en línea, por lo que lo que revisarás con tu asistente puede definir si necesitas a alguien cerca o no.
  4. Tiempo. Determina cuántas horas efectivas al día necesitarás a tu asistente. Considera bien la definición de hora efectiva, que a veces nos elude. En una jornada de 8 horas, asistentes presenciales no necesariamente tienen resultados más de la mitad de ese tiempo. Si son menos de 4 horas, una asistente virtual podría ser buena opción. Entre 4 y 6 horas podrías considerar una asistente virtual o una asistente fija de medio tiempo. Más de 6 horas diarias puedes negociar que ese apoyo de tiempo completo sea algunos días desde casa para hacerlo más costo-eficiente y que sólo vaya días predefinidos a tu oficina.
  5. Habilidades. Tu proceso de reclutamiento puede definir las capacidades que tenga el personal que esté en tu oficina, y vendrá definido por el perfil de asistente en el mercado laboral. Si buscas asistente virtual, es común que tengan experiencia en áreas distintas y puedas aprovechar esas habilidades. Adicionalmente, considera que el mercado en línea es muy dinámico y fácil de acceder, por lo que será más sencillo cambiar de asistente virtual (en un clic) vs. alguien ya contratado por tu empresa.

Cuando debas elegir entre asistentes virtuales o presenciales, piensa en estos temas y cómo evoluciona tu negocio. Hemos visto muchas veces líderes que inician con apoyo virtual y al crecer su negocio cambian a un apoyo presencial. Sin embargo, también hemos visto clientes que migran de tener apoyo en su negocio a personal Octhopus que les ayude en distintas actividades y con el cual puedan escalar. Si tienes cualquier pregunta sobre qué te puede ayudar, no dudes en programar tiempo con nosotros para platicar qué es lo mejor para ti.

Por: Hugo M. Bretón



Post más nuevo

MXN