¡Desconéctate! ¿Por qué el silencio es tan importante para trabajar y vivir mejor?

¡Desconéctate! ¿Por qué el silencio es tan importante para trabajar y vivir mejor?

por Hugo M. Bretón

La reflexión Octhopus

Romper las barreras con silencio

El silencio es dorado y una herramienta muy poderosa si se sabe utilizar. Nos ayuda para enfocarnos y puede llevarnos al siguiente nivel en lo que hacemos. Para mí, existen distintas dimensiones del silencio y son correspondidas por diversos significados que tiene para mí el escribir este artículo en estas fechas. Hace unos años evaluaba mi carrera profesional y el reciente inicio de Octhopus cuando fui a un campamento con mi hijo. La experiencia marcó mi desarrollo como padre y me aportó mucho en cuánto conozco del silencio y cómo lo uso. Afortunadamente, hace poco pude ir al mismo campamento con mi hija, reforzando mis creencias exploradas en este texto.

Aventura Paphijos es una experiencia que conecta a padre e hijo/ hija. Tuve la fortuna de asistir a través del colegio de mis hijos durante noviembre del segundo año de primaria de cada uno de ellos. Las epifanías en nuestras relaciones dan para otro artículo y foro, pero lo relevante en este contexto es que todo el fin de semana jugamos juntos bajo una agenda estructurada que no daba tiempo de ocio y no utilizamos dispositivo electrónico alguno. El estar aislados y enfocados uno con el otro permitió una conexión que rara vez habíamos experimentado y la cual nos hemos comprometido en repetir con cierta frecuencia. Sobra decir que la experiencia con cada uno de mis hijos fue completamente distinta.

Adicionalmente, esos fines de semana sirvieron para complementar mi experiencia utilizando el silencio como catalizador de mayor productividad y eje de mi planeación personal y profesional. Recuerdo bien todos los beneficios de esas experiencias con mis hijos, y desgraciadamente en meses recientes no he aprovechado esa modalidad del "aislamiento" en mi vida. A través de este artículo quiero compartir contigo cómo me ha ayudado el silencio y comprometerme conmigo mismo a recuperarlo, ahora que trabajo sobre desafíos nuevos en Octhopus y mi vida.

Del escritorio del pulpo

Soy un lector e investigador muy lento pero mi asistente virtual h2o me educó sobre ideas actuales acerca del silencio en relación con la productividad y las conexiones personales. Mi visión sobre el silencio es un poco distinta a algunos temas que encontramos ya que veo una jerarquía desde lo más sencillo y casual hasta un silencio complejo y profundo. Trataré de incorporar un poco de esta investigación al artículo. Así te puedo dejar referencia a textos de personas expertas sobre el tema, así como mi perspectiva personal.

Primero, definamos qué es el silencio y los efectos que causa en nosotros. Aunque este post está a favor de él, es importante que también exploremos su lado oscuro. Un diccionario nos indicaría que el silencio es la ausencia de sonido o ruido, así como la falta de noticias que nos actualicen sobre un tema. Si empujamos a más definiciones, incluso puede acercarse al concepto de aislamiento.

En la lectura "La elegancia del Silencio", me llamó la atención su exploración de cómo estar callados nos pone cara-a-cara con nuestro mayor enemigo: nosotros, nuestra mente de “mono platicador”. Si no controlamos ese espacio, ahí escuchamos crítica por perdernos en sueños que después usamos para medir nuestras vidas. Regresamos ahí a nuestros errores, pero también podemos pensar en qué sigue... Un silencio absoluto se debería alejar de eso y enfocar en la tarea en la que estamos. Me gusta una frase: "El Silencio es elegante y majestuoso. Tan simple y tan elemental que hemos perdido la capacidad de encontrarlo."

Un artículo en UPSOCL explora las 10 razones más importantes para tener silencio en la vida (además de descanso y soledad):

  1. Evitan el agotamiento,
  2. Aumentan tu sensibilidad,
  3. Disuelven los problemas de mañana,
  4. Mejoran la memoria,
  5. Fortalecen la intención y la acción,
  6. Incrementan la conciencia de uno mismo,
  7. Hacen crecer a tu cerebro,
  8. Te dan momentos “Eureka”,
  9. Ayudan a dominar la incomodidad, y
  10. Te limpian emocionalmente.

En mi opinión, algo esencial del silencio es que puede detonar el enfoque, el cual es crítico para ciertas tareas y la productividad individual. En artículos anteriores hemos hablado de ese enfoque, incluso ligando con técnicas como Pomodoro. Autores como Chris Edgar hablan sobre cómo el silencio puede ayudar a la productividad, al evitar que procrastinemos.

Es por lo anterior que en un entorno profesional, el silencio tiene el valor de encaminarnos a productos finales y hacernos más productivos. Dependiendo de cómo lo usamos, puede tener impacto en nuestras contribuciones individuales, en las de nuestros equipos o ir más allá y definir relaciones. Yo identifico ejemplos en estos tres entornos. El artículo "Productividad en la Empresa: El Valor del Silencio" habla de que el ruido acaba con nuestra energía y afecta nuestro estado de ánimo. Crear silencio para nosotros contrarresta esos efectos.

Mis 3 tipos de silencio

Personalmente, yo veo tres diferentes niveles de silencio, de menor a mayor complejidad. Primero, está el silencio “táctico”, el que más conocemos. Consiste en un aislamiento de los ruidos y las distracciones a nuestro alrededor, y el hacerlo con éxito tiene un impacto directo en nuestra creatividad y productividad. Un segundo nivel es el “estratégico”, que yo encuentro al aislarme de las preocupaciones diarias/ rutinarias. En esos momentos, puedo planear lo que viene en mi vida y mi trabajo, o anticiparme a problemas. El tercer nivel que considero, y que experimenté en el campamento, es el “espiritual”. Este tipo de silencio se basa en una conexión libre de ruido (de todo tipo) con otra persona, la naturaleza o con aquello que debemos interactuar en un nivel de consciencia enaltecido. A continuación exploraré cada uno y cómo intento practicarlos.

1. El silencio “táctico” que lleva a la productividad

En mi mente, hay un nivel básico para aplicar el silencio y es el aislamiento al leer, descansar o trabajar, eliminando cualquier distracción. Este “silencio” no solamente es auditivo, aplica para todos los sentidos. El estar en un ambiente de trabajo donde se contengan las interrupciones auditivas, visuales e incluso olfativas hace que alcancemos un mejor nivel de concentración y enfoque.

Hay diversos estudios que hablan de los impactos negativos de las interrupciones en el trabajo. Betzabeth Romero en su artículo sobre el tema menciona que se pierde más del 66% de la productividad a través de ruidos accidentales en la oficina. Se puntualiza en el texto que "El ruido es malo para su salud, su cordura y los negocios".

El silencio va de la mano de la privacidad y lo importante en un ambiente profesional moderno es encontrar el balance entre intimidad para el trabajador y colaboración. Existen discusiones en la actualidad que contraponen los espacios de trabajo abiertos y de alta colaboración con oficinas que priorizan el silencio. Un artículo que leí reproduce una frase emitida por la OMS: “el rendimiento cognitivo se deteriora sustancialmente, en particular en aquellas tareas más complejas, como la lectura, la atención, la solución de problemas y la memorización. También puede actuar como estímulo de distracción. En particular, el ruido súbito puede producir un efecto desestabilizante, como resultado de una respuesta ante una alarma”. Sin embargo, un total silencio tampoco parece ser la solución y el artículo incluso menciona el uso de ruido blanco en ciertos lugares de trabajo.

Me parece que lo importante es aprender a utilizar el silencio y crear ambientes productivos sin importar el entorno. El blog de David Torné habla sobre el uso frecuente del silencio para mayor enfoque. Enfatiza cómo lograrlo en el espacio físico (p.ej., mamparas que absorban el ruido) y en la rutina (p.ej., reservar períodos de silencio).

Otra manera de ser productivo es simplemente apreciar el silencio. Algunas publicaciones lo identifican como la mejor herramienta para la productividad, ya sea para hacer tareas o simplemente pensar en planes futuros o conversaciones difíciles.

Existen maneras de hacer que nuestro entorno propicie la concentración, a pesar de los obstáculos que tengamos (yo sé que no toda oficina se presta al silencio). En otros artículos hablamos (y hablaremos) más sobre el enfoque y cómo lograrlo, incluyendo la técnica Pomodoro (trabajo enfocado de 50 minutos con 10 de descanso). Esta metodología ayuda a lograr mayor avance en pocas horas en comparación a todo un día laboral con interrupciones. Un elemento clave para lograr esa productividad es dejar fuera cualquier interrupción. Esto se logra a través del silencio, ya sea en un espacio de trabajo aislado con el uso de audífonos (con ruido blanco o con música que propicie el enfoque), o trabajando en un lugar distinto (que nos permita desaparecer cualquier distracción). Si nos enfocamos de esta manera, nuestro cerebro tendrá ideas más creativas y podrá encontrar soluciones innovadoras.


2. El silencio "estratégico" que nos saca de la rutina

Esta sección, más aún que el resto de ellas, enfatiza mi punto de vista como persona con energía introvertida. Es decir, yo ideo si estoy en silencio, solo. Es importante para quienes tienen energía extrovertida que evalúen cuál es la mejor manera de utilizar el silencio, ya que mucha de su inspiración viene de la interacción con otros. En fin, el punto es que para mí el silencio es el origen de estrategias claras, estando yo alejado del ruido.

Con frecuencia el día nos jala a actividades y preocupaciones que no nos permiten ver las cosas de una manera distinta. Aunque sea una vez a la semana, es importante que salgas de la rutina, recuperes parte de ese tiempo y lo dediques a planear lo que quieres que sea distinto en tu vida, trabajo o negocio. De vez en cuando es importante que te aísles del mundo (pero tampoco te hagas un ermitaño) y te enfoques no en los problemas actuales sino en lo que lo rodea y la mejor manera para solucionarlo.

Lo que mencioné en el párrafo anterior tiene aún mejores resultados si puedes pensar en el futuro. El silencio al planear te permite evaluar la situación en la que estás, e idear nuevas maneras de verla. Es un importante origen de creatividad, tanto profesional como personal. La reflexión en silencio te puede ayudar a anticipar lo que podría salir mal. Piensa en este proceso como una máquina en el tiempo que te permite evaluar distintos escenarios al evaluar y planear lo que va a ocurrir. Omar Carreño menciona que en ese tiempo de reflexión llegan ideas que en otros momentos no lo harían. Me gusta cuando menciona que "la productividad puede gestarse como parte de un proceso de crecimiento personal".

Para lograr este tipo de silencio y capturar sus beneficios, a mí me funciona apartar momentos sin interrupciones en los que me alejo de mi entorno de trabajo tradicional. En estos momentos, escribo este artículo en una cafetería, con música para concentrarme, con audífonos que cubren el ruido que me rodea. En otra referencia que mi asistente y yo exploramos, se menciona el programar periodos de silencio, ir a un área privada e incluso ofrecer al equipo la opción de trabajar fuera de la oficina. En el caso de Octhopus, podemos aprovechar la flexibilidad que tenemos y trabajar en línea desde el ambiente más propicio.


3. El silencio "espiritual" que detona la consciencia a conectar

En esta sección, llegamos a un silencio que sirve para desconectarnos del mundo y escuchar a quienes queremos con toda atención.  Para mí, el mejor ejemplo de esto ya lo mencioné anteriormente y tiene que ver con mi vida personal. En el campamento al que fui con mis hijos, tuve la oportunidad de estar con ellos jugando con interacción todo el tiempo, estando prohibidos el teléfono móvil y cualquier otra “conexión”. Aunque no todo fue positivo (ambos fueron una verdadera montaña rusa de emociones al explorar mi percepción sobre el tipo de papá que soy), hubo muchos momentos mágicos donde conectamos a un nivel que no logramos en la rutina diaria. Toda nuestra atención estaba el uno con el otro, y sobre nuestra relación. ¡El desconectarnos nos ayudó a conectarnos y descubrir nuevas facetas de nosotros!

La tecnología está cambiando en maneras extremas nuestro mundo y cómo nos relacionamos con él y entre nosotros. Estos efectos son tanto positivos como negativos. Sabemos que la tecnología impacta a nuestra familia. Un artículo explora cómo detectar si existe un impacto, si estamos afectando nuestras relaciones. Pensemos en esos casos tan evidentes y que aún así no podemos evitar. Hoy mismo por la mañana, mi esposa me llamó la atención por usar el celular cuando hablábamos. ¿Qué efecto tiene una acción como esa en nuestros amigos, nuestras parejas, nuestros hijos?

Hace poco vi la película "Screenagers", que habla de la tendencia explorada en uno de los artículos que leímos. En mi hogar, dominada por la tecnología y casa de dos emprendedores, lograr este "silencio que conecta" es todo un reto que no hemos resuelto. Dejemos las pantallas y conectemos con nuestros seres queridos.

Cómo pulpo en el agua, tu “How to”

Vive y crece en el silencio

A continuación exploro algunas recomendaciones de autores expertos sobre cómo apalancar el silencio para productividad, y al final compartiré mis compromisos personales. Regresando al artículo de Betzabeth Romero, da una lista muy práctica para establecer silencio en el lugar de trabajo:

  1. Idealmente, la copiadora, la nevera y la máquina de café deberían tener sus propias salas;
  2. Lo que ves es lo que te interrumpe;
  3. Como alternativa a la música, los auriculares con cancelación de ruido ofrecen un filtro para los sonidos;
  4. Luego, están tus colegas; y
  5. Si todo lo demás falla, debes tener un lugar para escapar: tu casa, una cafetería o la biblioteca.

En algunos casos, se puede llegar al extremo de restringir en el área de trabajo el uso de dispositivos electrónicos por distracción, aunque yo opino que un uso responsable es siempre el mejor camino. Mis dispositivos son mis herramientas de productividad y muchas veces me inspiran. Sin embargo, el limitar el uso de demasiados emails o notificaciones, siempre me ha funcionado. Actualmente debato si deberíamos seguir avisando sobre ausencias o novedades del equipo por Slack, ya que ha dejado de ser un canal de importancia y urgencia.

Un posible camino a seguir que compartió La Vanguardia sigue una dieta digital sana, con mecanismos muy parecidos a los que usaríamos para bajar de peso.  Sin embargo, otros autores recomiendan evitar el silencio y utilizar música o sonidos suaves para aumentar la productividad, en particular la clásica o la diseñada para ese fin. Más sobre este tema en la sección de cierre.

Tentáculos en acción

Mi plan y las herramientas necesarias para recuperar el silencio en mi vida

Los tres silencios tienen escalas y objetivos distintos y pueden ayudar en mayor o menor medida a distintos tipos de personas. El silencio es algo que hemos perdido en nuestra era digital. Recuperarlo nos otorga grandes beneficios porque permite ver las cosas de una manera distinta.

Llegamos ahora a mi compromiso. Desde el inicio del 2017, mi productividad se ha visto afectada, en particular mis contribuciones a Octhopus. Como ejemplo, éste es mi primer artículo para el blog en un LAAARGO tiempo, y su longitud no lo justifica. Por ello, quiero lograr más de los tres tipos de silencio a través de las siguientes acciones:

  1. Iniciar y acabar mi rutina diaria con momentos de meditación, donde pueda aspire a lograr un silencio "absoluto" en mi mente;
  2. Al llegar a la oficina, hacer por una hora las tareas que más requieren de mi inteligencia, aprovechando la energía que tengo por la mañana, el silencio "táctico";
  3. Bloquear 2-3 espacios a la semana de silencio "estratégico" por al menos 2 horas, para planear qué viene e imaginar el futuro de Octhopus y otras creaciones; y
  4. Proponer espacios trimestrales de silencio "espiritual" con mi socia, donde podamos conectar y explorar cómo hacernos crecer y con ello a Octhopus.

¡Ayúdenme como accountability partners! Entren en contacto conmigo en hugo@octhopus.com para ver cómo va mi plan o cooperen con sus técnicas en los comentarios.

El noveno tentáculo, el “bono” Octhopus

Más sobre el silencio

En esta sección, damos un paso más allá para recomendarte lecturas adicionales y videos sobre el tema del silencio.

Libros

Flow: The Psychology of Optimal Experience, Mihaly Csikszentmihalyi, Harper Perennial Modern Classics, 2008

Videos

Julian Treasure: Las 4 maneras en que el sonido nos afecta 

Productivity - Music vs Silence 

Perros lazarillo para usuarios de smartphone 

Herramientas

Focus at Will, la herramienta con música para concentración que yo uso

Relax Melodies (gratuita)

White Noise

----------------------------------

Hugo M. Bretón intenta ser un buen padre, una persona saludable y un emprendedor productivo. Le gusta experimentar con silencio y tecnología que lo lleven más lejos en su negocio y en su vida. En Octhopus actúa como líder de administración, explorando cómo un startup puede generar valor para clientes, impacto social, ser divertido y sobrevivir, todo a la vez. Hugo es fan declarado del equipo de asistentes virtuales h2o. Él disfruta de diálogos con seguidores de Octhopus sobre temas como productividad, gestión de equipos y herramientas online.

----------------------------------


Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados