¿Cómo decir más en menos tiempo?

¿Cómo decir más en menos tiempo?

¿Cuántas veces te has encontrado en medio de una reunión interminable, donde los convocados hablan y hablan sin parar, pero sin concretar ideas? ¿Te has descubierto pensando en que serías más productivo si dedicaras ese tiempo a resolver asuntos de tu responsabilidad? ¿Alguna vez has salido de una reunión sin saber de qué se trató o para qué fue convocada?

Para confirmar esta aseveración permíteme aportar dos ejemplos:

 

  • El discurso con el que Winston Churchill ayudó a que Inglaterra no fuera derrotada en la Segunda Guerra Mundial duró solamente seis minutos.
  • El discurso de Nelson Mandela, tras ser liberado de 27 años de prisión y, con el que dio fin al apartheid duró cinco minutos.

Nos encontramos en una época en la que decimos valorar el tiempo, pero somos insensibles ante el tiempo que perdemos desarrollando argumentos sin sentido. Estamos tan acostumbrados a hablar demasiado que olvidamos que, mientras más largo es un proceso de venta es menos probable concretarlo. Un estudio del Departamento de Management de la Hofstra University y Harrison Conference Services, concluyó que solo en Estados Unidos se gastan más de 40 mil millones de dólares en reuniones inservibles.

Para ayudarnos a lidiar con estas reuniones interminables Ron Hoff, afamado conferenciante y maestro de oratoria, ha desarrollado un método con el que asegura ser capaz de obtener resultados positivos con tan solo 6 minutos de charla. Hoff recomienda construir tus participaciones a partir de la estructura del discurso breve, que él ha dividido en cinco partes:

1. Tema candente. Captura la atención de tu audiencia desde el principio. Evita las introducciones largas o los contextos inútiles, “ve directo al grano”. Este es el momento de plantear el tema a tratar. Dedica entre 17 y 30 segundos a esta sección, no más.

2. La opinión. Este es el momento para exponer tu opinión sobre el tema que has planteado en la primera sección, y en dónde crees que se encuentra la solución al mismo. Tienes 60 segundos para esta sección.

3. Concretar La Idea Propuesta. Para que tu audiencia confíe en tus planteamientos debes mostrarle evidencias que respalden tu trabajo. Las personas desconfían de ideas volátiles, por lo que emplea un modelo de tu producto propuesto, una maqueta, un gráfico, una propuesta o un cartel. Cualquiera de estas opciones debe ser de colores llamativos, texturas agradables, o en tres dimensiones, esto permitirá que la audiencia se involucre con más de un sentido, permitiendo que sea recordada. Puedes utilizar hasta dos minutos en esta sección de tu discurso.

4. Aquí es donde la audiencia comienza a analizar los costes/beneficios de tu propuesta. No te extiendas en desarrollar los cálculos de la inversión, una audiencia experta solo necesita conocer las cifras totales. Concentra la atención en los beneficios que se obtendrán al implementar tu propuesta. Agrega uno o dos beneficios extras y concluye esta parte. Con dos minutos tendrás más que suficiente.

5. Cierre interactivo. Este es un momento crucial de tu exposición, en este momento deberás llamar a la acción a tus interlocutores, invitándolos a tomar una decisión, o a compartir lo que piensan sobre tus ideas. Invítalos a ser breves. Tienes 30 segundos para realizar este exhorto.

 

¿Te atreves a probar esta técnica? Comparte tus resultados con nosotros

Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados